A MI TIERRA

Yo quisiera adquirir –tal es mi sueño–,
para mi voz, un musical ropaje;
luego emitir al mundo mi mensaje
con gran dulzura y fuego del empeño.

Y quisiera encontrar y verme dueño
de una dicción que realce mi lenguaje
para loar en ecuánime homenaje
la grandeza real de mi terruño.

A aquel edén enclavado en la sierra,
donde la vida de paz está repleta,
quisiera yo cantar porque es mi tierra.

Junto a mi voz, de dones ya completa,
yo uniría la emoción que en mi se encierra
a la inefable elocuencia del poeta.

Carlos Villamarín Escudero
Quito, octubre de 1989