EL LIBRO

Ese incondicional amigo

 

 

 

 

 AÑORANZA

 

Carlos Villamarín Escudero

 

Presentación

 

   Recibir el encargo de escribir unas cuantas líneas como presentación de esta obra ha sido para mí una de las mayores satisfacciones que me ha proporcionado la vida. Primero, porque, como poeta que lo soy, hablar de poesía es mi supremo deleite, y segundo, porque comentar, aunque sea brevemente, sobre la vena lírica de Carlos Villamarín Escudero, es embarcarse en la nave de oro de las musas y, navegando por el mar azul turquí de los ensueños, arribar al Olimpo para contemplar muy de cerca a sus célicos moradores mientras se ocupan ellos en resolver o en intrincar mil negocios divinos. Mediante la exaltación artística y el vuelo, siempre en luminosa ascensión, de cada uno de sus poemas, la Mitología Griega abre las puertas del arcano para permitir el ingreso en su magnífico universo.

   Sí, como la voluptuosa esencia que vuelca  el cáliz de la flor en labios de la brisa, el morbo febril por la Mitología Griega anima y fulgura en casi la totalidad de sus poemas e incluso de sus cuentos y novelas. Indiferente a la constante renovación que el arte poético ha sufrido al atravesar las tempestades del tiempo, continúa él cantando al misterio, al amor o a una puesta de sol, como lo hicieran los rapsodas en las playas de la dorada Hélade. Su lirismo tiene su raigambre allí.

   De ahí que Villamarín sea, por decirlo así, un poeta desplazado de su tiempo, que vaga nostálgico en nuestra época, lamentando la partida de sus dioses. Esto, en modo alguno es exageración, pues sus versos y su prosa están saturados de quejas por no haberle sido dado vivir cuando los dioses moraban junto a los hombres, cuando centauros, sátiros y ninfas poblaban la comarca griega.

   Paradójicamente, es "añoranza" el único poemario en el cual la mitología, con sus dioses y semidioses, ahora fugitivos, no anima ni exalta sus versos, aunque no esté del todo ausente. Sus fúlgidas imágenes las obtiene de la nostalgia de sus recuerdos, pero también de la incandescencia musical que arranca el amor de las cuerdas del alma, de la ilusión y del optimismo. Y en toda esta sinfonía de la palabra palpita vigoroso el sentido ideal de la ida.

   ....
   "Añoranza" es un libro intelectual, lírico y profundamente sentimental. Es, pues, un ramillete de divinas flores, recogidas de los jardines del recuerdo y la fantasía, aún agitadas por el huracán pasional. También es, "Añoranza", una de las pocas obras que el autor, dejando el discreto escondite del seudónimo, prefiere firmar con su real nombre:
Carlos Villamarín Escudero.

  

   C: J: Durán

  

 

 

Adquiéralo en modalidad real o virtual, comunicándose a:

paisdeleyenda@yahoo.com.es