Prefacio

   Leyendas espectrales

   Se dice que los espectros no son sino seres tangibles como usted o yo, que habitan junto a nosotros pero en una dimensión diferente de la nuestra, la cual constituye su mundo natural. Por ese motivo, aunque su mundo permanezca incrustado en el nuestro, o viceversa, sus respectivos inquilinos jamás se interfieren unos a otros. Por supuesto, ellos viven ocupados en resolver sus propios problemas como nosotros los nuestros, sin la posibilidad de notarnos mutuamente.

   Sin embargo, por efecto de alguna circunstancia especial, cuya causa aún la desconocemos, en ocasiones se dan las condiciones adecuadas para que se produzca una brecha en la barrera dimensional, permitiendo a sus habitantes escapar por ella y, a veces, morar temporalmente en aquel mundo hasta ahora vedado. Es entonces cuando se les puede ver a los intrusos, inmersos en su naturaleza etérea y tangible a la vez, deambular desconcertados en un escenario que no les pertenece.

   Tal vez esta teoría resulte difícil de probarla y, por tanto, demasiada complicada como para, mediante ella, explicar la existencia de los espectros. Pero lo cierto es que no se puede ocultar ni ignorar la presencia de éstos aquí y ahora. Conviven con nosotros, aunque raramente les notamos. Ahora mismo, mimetizado en la atmósfera que le rodea, es posible que uno de estos seres se halle junto a usted. ¡Cuidado... que, a veces, son peligrosos!

   ¿Absurdo?

   No del todo. Entonces, ¿cómo surgieron las leyendas de fantasmas?

   Y dentro de esta pandilla de espectros, podemos distinguir individuos de diferente índole, carácter y costumbres: Los “viajeros”, que detestan permanecer estáticos en el mismo sitio, como, por ejemplo, La Loca Viuda, que tiene su origen en la provincia de Cotopaxi, pero que su presencia se deja notar mucho más allá de sus fronteras; los “locales”, personajes unidos al terruño y muy remisos a dejarlo; los “urbanos”, refinados individuos, que prefieren la comodidad que brinda la ciudad, etc.

   Carlos Villamarín Escudero

 


El autor junto a dos famosos "contadores de cuentos".